sábado, 8 de septiembre de 2012

SEÑOR GERENTE, ¿ES USTED UN BUEN MENTOR?

SEÑOR GERENTE, ¿ES USTED UN BUEN MENTOR?:
Por Ricardo Yohalmo León E.
Lee Iacocca, uno de los grandes gerentes del siglo XX, quien subió a pulso en la Ford Motor Company hasta llegar a ser su Presidente en 1970 y luego después en 1979 fue Presidente de la Chrysler,  confiesa haber tenido su mentor. El lo dice así en su “Autobiografía”:
“Cuando trabajaba en Chester (Pensilvania, 1946), influyó en mí un hombre notable que, después de mi padre, ejercería el mayor efecto sobre mi vida: el cordial y brillante Charlie Beecham, que era gerente de la Ford para toda la costa este. Como yo, había estudiado ingeniería, pero después se dedicó a las ventas y la mercadotecnia. Casi podría yo decir que fue mi mentor.” (3)
 Mentor se define en el pequeño Larousse como la persona que sirve de guía o consejera de otra. Chip Bell en su libro “El gerente como mentor” dice que “un mentor es simplemente alguien que ayuda a alguien a aprender algo que de otra manera hubiera aprendido menos bien, más despacio o no hubiera aprendido. Nótese la ausencia de poder en esta definición: los mentores no son figuras de poder” (1).
 La palabra mentor ingresó al español mediante las lecturas de  La Odisea, donde ocurre que Ulises (Odiseo en griego) al marchar a la guerra de Troya, temiendo que esta durase mucho, encomienda la educación de su hijo Telémaco a Mentor, el hombre más sabio de Itaca, quien es además muy sensible. “Sabiduría y sensibilidad: dos elementos importantes en un mentor de clase mundial”.
 “Los buenos líderes son buenos mentores”, dice Chip Bell, “comunican una visión clara y articulan una dirección precisa. Los buenos líderes suministran retroalimentación sobre el desempeño, inspiran, alientan y, cuando es necesario, disciplinan. Ser mentor es la parte del papel del líder que da por resultado el desarrollo”. (1)
 Roger Enrico, quien fuera presidente de Pepsicola Company de 1996 a 2002, dice de su mentor, Don Kendall, antiguo presidente de la archirrival de Coca Cola (1981-1986):
 “Don no comenta directamente. En cambio me comenta alguna anécdota en el manejo de la Pepsi o hace las insinuaciones más modestas. Con él aprendí lo que es un maestro, un entrenador. Se interesa en uno como persona, no como simple empleado. Le abre el horizonte sobre el panorama de los negocios, pero también sobre lo que sucede en el mundo, sobre lo que sucede en las artes.  Me trata como a un hijo.” (2)
 Señor Gerente, señor empresario: ¿Podrían sus subordinados opinar lo mismo de usted?
 “La humildad es un talento  especial de los gerentes que tienen éxito como mentores. Y es mas que un talento si se trata de ser mentor con los iguales: es la llave de la puerta principal.”
 Así se expresa Chip Bell en su libro “El gerente como mentor.”(1)
 Los buenos líderes hacen muchas cosas. Los bueno líderes comunican una visión clara y articulan una dirección precisa. Los buenos líderes  suministran retroalimentación sobre el desempeño, inspiran, alientan, y, cuando es necesario, disciplinan. Los buenos líderes también son mentores. Ser mentor es la parte del papel del líder que da por resultado el desarrollo.
 “No todos los supervisores son mentores, pero todos los supervisores eficaces deben ser mentores.” (1)
 ¿Por qué es importante tener un jefe que sea un buen mentor y, en consecuencia, un buen líder?
 “Porque un mal jefe es un peligro para el trabajador, pero lo es también para la propia empresa. Tener un jefe “mediocre” provoca estrés laboral y riesgo de hipertensión y dolencias cardíacas. Justo lo contrario que estar bajo las órdenes de un jefe inteligente y emocionalmente equilibrado: los trabajadores son entonces más efectivos, más productivos y gozan de mejor salud.”
Esto fue lo que dijo el psicólogo y asesor de recursos humanos norteamericano Kenneth Nowack en una conferencia que  dio en el Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid, en abril de 2008. (5)
 Nowack explicó que los jefes “inadecuados” están detrás del estrés del trabajador, de gran parte de las bajas laborales y de una menor productividad, además de los abandonos de las empresas. Los grupos de trabajo mal gestionados son, de media, un 51% menos productivos y un 44% menos rentables que los bien dirigidos.
 Poderosas razones para cerciorarse de que en su empresa tiene buenos líderes gerenciales y que usted mismo es un buen mentor para sus campeones.
BIBLIOGRAFIA CONSULTADA:
  1. BELL, C.R: El gerente como mentor. Trad. de la 1ª edición en inglés por Editorial Norma. 1ª edición en español. Bogotá, Colombia, 1998, 222p.
  2. ENRICO, R. y KORNBLUTH, J. La guerra de las colas. Editorial Norma. Bogotá, Colombia., Traducido del ingles. 1988. Pp 139-140.
  3. IACOCCA, L. Autobiografía. Selecciones del Reader’s Digest, noviembre de 1985. Pp. 121-144.
  4. http://www.elcorreogallego.es/index.php?idMenu=130&idNoticia=292559
  5. http://topicosgerenciales.wordpress.com/2008/04/
 Ing. Ricardo Yohalmo León E.
www.gerenciayempresa.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario