lunes, 12 de noviembre de 2012

10 Rasgos de las Organizaciones 2.0

10 Rasgos de las Organizaciones 2.0:
nodos en red 10 Rasgos de las Organizaciones 2.0
Molecular, cortesía de Evan Leeson
La buena noticia es que la situación general en relación a los cambios que podríamos englobar bajo la etiqueta genérica “2.0″ sigue avanzando en la dirección correcta.
Aunque es cierto que esta evolución se está produciendo a un ritmo mucho más lento del que a muchos nos gustaría y, sobre todo, del que sería necesario, al menos parece que se empiezan a dar las condiciones para que el definitivo aceleramiento termine produciéndose y el cambio tenga lugar de forma generalizada.
Hablo, por supuesto, de organizaciones cuya materia prima es el conocimiento, si no en su totalidad, sí al menos en parte. Es decir, de un porcentaje creciente de las organizaciones en los países desarrollados.
Si miramos cuatro o cinco años atrás, veremos que hemos pasado de una situación en la que prácticamente todas las personas en posiciones de responsabilidad en las organizaciones desconocían por completo qué era todo esto del “2.0″ a otra en la que han aparecido tres grandes grupos bien diferenciados:
  1. Un primer grupo, probablemente el más numeroso, integrado por personas que aún no se atreven a hacer nada para ser parte del cambio pero que son cada vez más conscientes de que deberían hacerlo. Probablemente el miedo a perder su puesto de trabajo sea el principal obstáculo para que este grupo pase a la acción
  2. Un segundo grupo, el más reducido en número, formado por personas que, de forma admirable, demuestran tener el valor suficiente para contribuir al cambio de forma activa. Tengo pendiente dedicar uno o más artículos a estas personas, porque son nuestra gran esperanza y un ejemplo a seguir
  3. Un tercer grupo, afortunadamente cada vez más pequeño, que aglutina a diversas tribus: los cínicos, los escépticos, los descreídos, los ignorantes, los soberbios, los ególatras y demás especímenes organizativos, que continúan ejerciendo la pasividad activa, cuando no una abierta resistencia, desde la creencia absurda de que el no-cambio es una opción viable y que así protegerán su statu quo
A pesar de todo, parece seguir habiendo una cierta confusión sobre qué rasgos definen una organización 2.0. Porque ser una organización 2.0 va más allá de “tener” comunidades de práctica, redes corporativas, wikis internos y presencia en redes sociales.
Ser una organización 2.0 va, sobre todo, de “demostrar” que se han entendido, adoptado, interiorizado y comenzado a expresar una serie de valores que se han venido llamando valores 2.0y también de evidenciar que se ha evolucionado, superando el modelo de administración burocrática tradicional, hacia nuevas formas de entender el papel de las personas, los procesos, las tecnologías y las estructuras en las organizaciones, que permitan dar respuesta a las necesidades que plantea esta nueva realidad.
Seguramente haya más, así que considero estos diez únicamente un punto de partida. Veamos por tanto cuáles son, los 10 rasgos de las organizaciones 2.0:
  1. Redárquica: Hablamos aquí de un requisito indispensable. Una organización no puede considerarse genuinamente 2.0 mientras no haya superado el paradigma del control. Una organización 2.0 es, por definición, una organización en red, regida por criterios meritocráticos, no jerárquicos. La meritocracia sustituye al organigrama. Duela a quién duela, la jerarquitis y la grupitis son enfermedades organizativas propias del modelo de administración burocrático. Como muy bien afirma Eugenio Moliní, la red es la única configuración en la que es posible brillar con luz propia al mismo tiempo que otros también lo hacen
  2. Distribuida: Una auténtica redarquía no necesita estructuras físicas para tomar identidad. Las grandes infraestructuras corporativas carecen de sentido en un mundo en red, donde la conexión sustituye a la presencia física. En la Era del Conocimiento, trabajo es lo que haces, no un sitio al que vas. El centro de trabajo y el horario laboral son dos reliquias del pasado que resultan anacrónicas en una organización 2.0. En un mundo cada vez más globalizado, las estructuras deben ser flexibles, dinámicas y deslocalizadas
  3. Líquida: Vivimos en tiempos líquidos y las organizaciones 2.0 no pueden vivir de espaldas a esta realidad. Por ello deben ser flexibles en configuración y tamaño, dejando atrás el obsoleto concepto de puesto de trabajo y orientándose a proyectos. Se trata de pasar de entender la organización como entidad a entenderla como plataforma
  4. Conectada: Los departamentos de IT deben morir. El BYOD es el puente hacia un nuevo entorno en el que cada nodo de la red será responsable autónomo e independiente de la tecnología que usa. En una organización 2.0, estar conectado es crítico. Los nodos de la red deben ser capaces de compartir información y conocimiento en cualquier momento y circunstancia, con inmediatez y eficacia. La tecnología debe entenderse como un medio para unir personas y no convertirse en un obstáculo permanente a la colaboración, tal y como sucede hoy día en la gran mayoría de organizaciones tradicionales
  5. Con propósito: Gran parte de las organizaciones actuales han dejado de ser un medio para convertirse en un fin en sí mismas. Las jerarquías buscan perpetuarse, aún a costa de sacrificar los fines para los que fueron establecidas. En las organizaciones 2.0 no se puede dejar a un lado el sensemaking. Una organización 2.0 no necesita tener misión, visión ni valores vacíos de contenido, sino un “para qué” auténtico y compartido que represente los intereses y valores de sus nodos
  6. Innovadora: Innovar está en el ADN de cualquier organización 2.0, hasta el punto que debería formar parte de su propósito. La innovación se entiende como requisito indispensable para la adaptación y la supervivencia. Las personas, los procesos, la tecnología y las estructuras de una organización 2.0 tienen como fin promover y facilitar la innovación constante
  7. Diversa: Uno de los principales obstáculos hacia la innovación con el que se encuentran las organizaciones jerárquicas tradicionales es la falta de diversidad. La grupitis típica de las jerarquías deviene así en pensamiento único. La diversidad, la hibridación de experiencias, conocimientos, carácteres y perspectivas distintas y complementarias está en la esencia de cualquier organización con vocación innovadora
  8. Abierta: Por coherencia con esta voluntad innovadora, la organización 2.0 es una organización abierta. Si como parece es cierto que existe algo llamado inteligencia colectiva, ¿por qué no aprovechar lo que nuestros clientes, proveedores, colegas o incluso competidores pueden aportar? En una organización 2.0, la voluntad de aprender y colaborar para innovar debe estar siempre por encima del interés por competir y ganar
  9. Con voz humana: En una organización 2.0 no hay lugar para la “comunicación interna“. Comunicar es un acto espontáneo y natural. Los departamentos de comunicación solo tienen sentido cuando la verdad no es libre y se encuentra cautiva, supeditada a la manipulación oportunista y a los intereses particulares. En una organización 2.0 todas las voces y opiniones tienen cabida, no solo porque todas son enriquecedoras sino porque de lo contrario dejaría de ser una organización con voz humana
  10. Con personas productivas: El reto de las organizaciones 2.0 es convertirse en redes de individuos productivos que innovan. El incremento de la productividad debe pasar a entenderse como el resultado agregado del incremento de la productividad personal de todos los nodos de la red. El rendimiento de una organización 2.0 solo es posible si las personas que la forman son productivas a título individual
¿Qué rasgos añadirías, cambiarías o quitarías? ¿Conoces alguna organización 2.0? Te invito a continuar la conversación en los comentarios.

optimainfinito rss 10 Rasgos de las Organizaciones 2.0Este artículo, 10 Rasgos de las Organizaciones 2.0, escrito por José Miguel Bolívar y publicado originalmente en Optima Infinito, está licenciado para su uso bajo una Licencia Creative Commons 3.0 España.
Muchas gracias por suscribirte a Optima Infinito.


La fábula de la hormiga y la araña

La fábula de la hormiga y la araña:
En este vídeo se puede observar un combate entre una hormiga y una araña
Ha sido grabado por el fotógrafo turco Ahmet Ozkan en el jardín de su casa, cerca de una pared donde las arañas tienen su territorio de caza. 
Nunca conseguirá adivinar su sorprendente final, si no ve el vídeo hasta el final. 



¿Sorprendido? 
Las fábulas son breves relatos en las que los personajes son animales con rasgos humanos. Todas terminan con una moraleja.

¿Con cuál acabaría usted esta narración?




Via:
vimeo.com/metkan

www.allpe.com


Un litro de orina = Seis horas de electricidad (Un invento de cuatro adolescentes)

Un litro de orina = Seis horas de electricidad (Un invento de cuatro adolescentes):
Cuatro adolescentes de 14 y 15 años han presentado un invento para producir electricidad de algo tan común como la orina
El invento se ha presentado en Maker Faire Africa, un evento celebrado este año en la ciudad de Lagos (Nigeria) donde se presentan proyectos innovadores relacionados con el desarrollo local. 
El crecer en una región donde escasean los recursos naturales ha animado a estas cuatro chicas a crear este sistema de energía renovable para ayudar, proporcionado energía, a su comunidad. 


La idea es sencilla se aisla el hidrógeno de la orina y se utiliza como fuente de energía. 
Este es el proceso que han utilizado.
La orina se coloca en una celda electrolítica donde se separa el hidrógeno. 
El hidrógeno posteriormente es filtrado con agua para su purificación y se introduce en un cilindro a presión. Después se pasa a otro cilindro con bórax líquido que se utiliza para eliminar la humedad del hidrógeno. 
El hidrógeno purificado finalmente se introduce en un generador y es capaz de proporcionar seis horas de electricidad con un único litro de orina. 


Las creadoras del invento son cuatro chicas Duro-Aina Adebola (14 años), Akindele Abiola (14 años), Faleke Oluwatoyin (14 años) y Bello Eniola (15 años). 
Un invento que dada la ubicuidad de la orina, una tecnología de fácil manejo y que cada uno de nosotros producimos de media dos litros puede ayudar a muchas comunidades que carecen aún de electricidad. 


Las chicas esperan obtener apoyo científico y financiero para comercializar su invento que presenta aún algunos problemas. El generador no es autónomo porque requiere electricidad para iniciar las reacciones químicas en la celda electrolítica y el manejo de hidrógeno siempre es peligroso.


Via:
makerfaireafrica.com

www.allpe.com

Reciclado de papel

Reciclado de papel:
Reciclado de papel. Usualmente se emplea el término reciclado para mencionar a todo tipo de manualidades o artesanías hechas con productos que forman parte de los residuos.
Pero en esos casos se trata de la reutilizción de estos elementos. El reciclado es el proceso por el cual se obtienen nuevas materias primas a partir de los objetos en desuso  como los envases plásticos, botellas de vidrio, o el papel o cartón desechados.
El papel para ser reciclado, es recogido de los contenedores correspondientes o directamente por las empresas recicladoras  en las industrias, comercios o fábricas que lo desechen en grandes cantidades.
Para el reciclado industrial de papel, pueden emplearse tanto papeles como cartones, los cuales se trituran y se ponen en remojo, junto con ciertas sustancias químicas que permiten que el material se disgregue de forma más eficiente.
Esta mezcla de papel triturado y agua forma una pasta, la cual es cribada de manera de separar las partículas que no corresponden afibrade papel. Luego el producto es centrifugado, lo que permite separar la pasta por las diferencias de densidad, siendo cada subproducto adecuado para la fabricación de diferentes tipos de papel reciclado.
La eliminación de las tintas se consigue por un proceso llamado flotación, que las separa de la pasta por la acción de burbujas de aire. Dependiendo del uso que se quiera dar al nuevo papel, es necesario blanquear la pasta con blanqueadores químicos.
El material resultante puede ser mezclado con fibras de papel virgen, o utilizar sólo lo obtenido por el reciclaje. Con esta mezcla se consiguen papeles más flexibles cuando lo que se requiere es un determinado tipo de papel con estas características.
Aunque en el proceso de reciclado puedan mezclarse materias primas nuevas, el reciclaje del papel siempre va aportar beneficios al medio ambiente, ya que implica un ahorro importante en madera, disminuyendo por lo tanto el número de árboles que necesitan ser cortados.
El papel reciclado se emplea para la fabricación de periódicos, bolsas de papel, papel higiénico, libretas, etc..