martes, 21 de agosto de 2012

Paneles solares móviles sin motores, como los girasoles

Paneles solares móviles sin motores, como los girasoles:
Los girasoles buscan la luz directa y orientan sus hojas para recibir la mayor cantidad de radiación según varía la posición del Sol en el cielo.
Este fenómeno es conocido como heliotropismo.


Inspirándose en este comportamiento ingenieros de la Universidad de Wisconsin-Madison

han desarrollado un sistema que imita este comportamiento sin necesidad de motores. 
Existen diferentes sistemas mecánicos, que con el apoyo por un GPS, orientan los paneles solares para recibir la mayor insolación. 
Este método, a diferencia de todos los anteriores, es pasivo y no requiere de ningún elemento mecánico. Para ello los investigadores han utilizado un elastómero cristalino líquido (LCE) y nanotubos de carbono que se contraen cuando reciben calor, orientando de forma óptima el panel solar. 


La luz incide en un espejo situado debajo del panel solar y calienta los nanotubos de carbono, que reducen su tamaño y hace que toda la instalación se incline hacia la fuente de luz. Cuando se enfrían el proceso es el mismo pero desarrollado de forma inversa. 
Las pruebas realizadas han aumentado el rendimiento de las instalaciones solares en un 10%, un porcentaje muy significativo; y sin necesidad de mantenimiento ni de costosos motores o circuitos electrónicos para manejar el sistema.
En este vídeo se puede observar algunos de los prototipos que han desarrollado en funcionamiento.



www.allpe.com

Adios bombilla incandescente. Después de 133 años juntos no te echaremos de menos

Adios bombilla incandescente. Después de 133 años juntos no te echaremos de menos:
El próximo mes de septiembre dejarán de fabricarse en la Unión Europea las tradicionales bombillas incandescentes
El motivo es el cumplimiento de la Directiva Ecodesign 2009/125/CE para favorecer el ahorro energético y la disminución de la generación de residuos. 
Este tipo de bombillas fue inventado en 1.879 por Thomas Alva Edison y desde ese año llevan  luciendo en todo el mundo. 

Edison con una réplica de su primera bombilla incandescente de unos 12 vatios

De la energía que consumen un 95% se transforma en calor y únicamente el 5% es aprovechado para dar luz. 

Emisión de calor de una bombilla de bajo consumo (izquierda) y una incandescente

Actualmente existen en el mercado  alternativas mucho más sostenibles y económicas, a medio y largo plazo, a esta forma de iluminación tan poco ecológica.

Tipos de bombillas de bajo consumo energético

Una buena noticia para el medio ambiente.

www.allpe.com