lunes, 5 de noviembre de 2012

¿Sabe Organizar? Aprenda Ajedrez



Hablando de ajedrez y es importante indicar que no es necesario ser un experto para jugar este deporte, tan sólo hace falta conocer lo básico para sentarse frente a un contrincante. El arte está en usar las piezas de la mejor manera, utilizando la táctica y la estrategia para alcanzar el objetivo: Derrocar al rey del oponente. Por ser un juego individual en donde cada pieza se mueve una a la vez y alternativamente entre jugadores se dice que es un juego racional y como dato curioso ni los computadores más potentes pueden considerar todas las posibles combinaciones; pues el número posible de partidas que pueden jugarse superan el número de átomos del universo (Número de Shannon), he aquí la complejidad del juego.
   
    Este comentario inicial sobre tan interesante deporte puede parecer estar fuera de contexto cuando se relaciona con la estructura organizacional de las empresas pero sólo se quiere hacer un símil que encaja muy bien desde cierto punto de vista a la hora de dirigir, organizar o iniciar un negocio.

    Este juego puede enfocarse desde diversas perspectivas: Liderazgo, estrategia, táctica, trabajo en equipo, organización y normativas. El título del artículo hace referencia a la organización empresarial y para hablar de ella se deben matizar aspectos previos que permitan relacionar los dos temas: Ajedrez y Organización Empresarial. Ante todo se puede comparar el tablero de ajedrez con todas sus infinitas combinaciones de jugadas con el mercado del mundo moderno, así se exponen los infinitos negocios que se pueden emprender en el mismo. Para todo juego se necesita un líder que dirija y en esta ocasión; nunca mejor dicho: “Que sepa mover las piezas” y en toda organización siempre hace falta alguien así. Para ello se debe conocer muy bien los movimientos que pueden ejecutar cada una de las piezas y las reglas del juego; al igual que dentro de una empresa si quiere ser exitosa.

    Ahora se obviarán todos estos aspectos; y no por carecer de importancia o no ser interesantes; por el contrario, es que se extendería tanto la discusión en cada uno de ellos, que sería tan complejo como el juego en referencia. El foco en esta oportunidad es la Organización. Pareciera ser el tema de menor relación con el ajedrez pero al imaginar todos los movimientos que se pueden realizar, cada uno de esos movimientos influye en los siguientes y también que las piezas movidas previamente cambian su funcionalidad con esos nuevos movimientos; entonces surge del tablero como elemento imprescindible la organización que se requiere en el mismo.

    No se confunda, no se quiere resaltar a dónde se mueven las piezas sino cómo se mueven, en el ajedrez cada pieza se mueve de una determinada manera, es decir cada una se usa para un determinado objetivo; tal y como se hace en una empresa. La optimización del capital humano de acuerdo a sus competencias ayuda a fortalecer a una empresa ya que se organizan de acuerdo a las capacidades de cada uno de sus miembros. Los peones en el ajedrez son las piezas que están al frente y de son las más vulnerables al ataque enemigo; no obstante en el futuro alguno de ellos puede convertirse en otra de mayor valor dinámico como un alfil, torre o reina  inclusive, por consiguiente son tan importantes como cualquier otro miembro del equipo.

    Cada pieza cumple una función y en equipo se protegen, se respaldan, haciendo ver al enemigo que el ataque a uno de sus peones puede representar la pérdida de alguna de sus piezas importantes como los alfiles, caballos o torres. Siempre enfocados en un objetivo atacar y derrocar al rey con la mínima cantidad de piezas perdidas. Así debe ser una empresa moderna, todo su personal debe tener presente y bien claro cuál es su misión y su visión; cuáles son sus funciones y cuál es su puesto dentro de la misma. Así se crea un espíritu de pertenencia que aunado al engrane del equipo ya que se complementan entre sí; se crea un poderoso impulso que muy rara vez se disipa y se denomina sinergia.

    Estas estructuras organizativas están variando con el tiempo al igual que el liderazgo y las estrategias de marketing, lo importante es tenerla bien definida y documentada. Los manuales organizativos son en ocasiones documentos muertos, existen pero nadie en la empresa los conoce y mucho menos los usan, pero esta situación está cambiando, cada vez son más las empresas que por muy pequeñas que sean se toman en serio el diseño de su plan estratégico para endosarle la misma estabilidad que le confieren las bases antisísmicas a los rascacielos de las grandes urbes.

    La organización piramidal es la más tradicional, pocos líderes que dirigen a una gran cantidad de individuos, es efectiva y la experiencia le da la razón, organizaciones tan antiguas como los ejércitos le deben a su longevidad al estricto régimen piramidal donde sólo los de mayor rango toman las decisiones y esos cargos son ocupados por los que adquieren experiencia y van escalando desde la parte baja de esa pirámide organizacional. Es decir ningún ente externo toma parte en el liderazgo sino proviene de esa organización. No obstante; existen nuevas organizaciones que se basan en el juego de ajedrez, sus miembros no están en una pirámide sino en líneas que se apoyan entre sí, donde no importa tanto el liderazgo situacional sino el liderazgo servidor. Todos sus miembros son importantes pues cada uno de ellos es una futura herramienta útil en los momentos difíciles que se puedan presentar.

    No es importante la posición que se ocupe en una empresa, es estar capacitado para ocuparla y que todos sus miembros tengan el conocimiento acerca de sus funciones y la de sus compañeros para así poder atacar al rey pero sabiendo que su posición va a ser respaldada por un alfil, caballo o torre; en algunas ocasiones se perderán piezas pero asegurándose que el adversario perderá una de mayor valor. Esta competitividad es lo que traerá resultados positivos tanto para el personal, como a la empresa a la cual pertenecen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario