domingo, 12 de agosto de 2012

¿NEUMÁTICOS O COMBUSTIBLE?

¿NEUMÁTICOS O COMBUSTIBLE?:
El año 2014 se acerca lenta pero inexorablemente y con él la nueva normativa de motores que va a acercar a la Fórmula 1 al borde del precipicio. A estas alturas de la película los fabricantes de motores(todos menos PURE, que se ha visto obligado a detener momentáneamente el desarrollo por falta de fondos) deben estar a punto de probar sus propulsores de 1,6 litros, seis cilindros y unos 650 caballos que se transformarán en 800 en momentos puntuales gracias a los sistemas de recuperación de energía integrados.
La tecnología para la fabricación de estos propulsores es mucho más complicada de lo que pueda parecer en un  principio, un gran reto para los ingenieros, ya que, además del cambio de configuración(de ocho a seis cilindros, de alimentación atmosférica a turboalimentación…) la integración del ERS(en lugar del KERS, al no ser obligatoriamente cinético) en la planta motora obligará a los fabricantes a desarrollar ellos mismos la tecnología, no podrán comprarla como pasa ahora mismo con, por ejemplo, el KERS que fabrica Williams. Por si esto fuera poco los motoristas están obligados a proveer motores a quien se lo pida a un precio no superior a los 8 millones de Euros por año por equipo(para facilitar la competencia los motores tendrán obligatoriamente los mismos anclajes y el mismo diámetro en los cilindros); teniendo en cuenta que se estima que el costo de desarrollar estos motores no baja de los 100 millones de Euros uno se pregunta: ¿dónde está el ahorro aquí? En el cubo de la basura por el bien de nuestro planeta.
Todo este empeño en introducir con fórceps estos micromotores tiene un solo objetivo: hacer de la F1 un deporte lo más verde posible. La F1 está dominada por los anglosajones, y una de las características más llamativas de los anglosajones es la hipocresía: lo de dentro no importa, lo que importa es la apariencia. Por eso no puede haber ni muertos ni contaminación, por eso lo que les preocupa de ir a Bahrein no son los nativos sino si algún británico se puede llevar una bala que no era para él. Y por eso la F.I.A. ha impuesto un límite de flujo de combustible para los nuevos motores. Lo cual me parece una idea excelente pero me lleva a preguntarme una cosa: ¿por qué no se hizo lo mismo con los motores de 10 y 12 cilindros? Vete tú a saber quién sale ganado con esto.
Sea como fuere, la idea de la limitación del combustible es de lo poco potable de la nueva normativa, de lo poco que llama a elevar el ánimo. Obligará a las compañías a optimizar el rendimiento de los motores al máximo, a hacerlos más eficientes. El flujo de éste estará limitado a 500 bares con un máximo de 100 kilos de combustible por hora, lo que convierte a la F1 en un deporte verde. O eso se creen los ingenuos e hipócritas.
Esto tiene, sin embargo, una contrapartida oculta: el desarrollo de los combustibles, otro de los enormes retos que se presentan ante nosotros y que va a hacer que el combustible juegue un papel fundamental en la Fórmula 1 que se avecina. Y viendo el papel que están jugando estos años los neumáticos surge una pregunta: ¿qué tendrá más influencia en la F1 en 2014, los neumáticos o la gasolina? Pues ni lo uno ni lo otro, será la aerodinámica.
Para acabar, la puntilla: se calcula que los monoplazas rodarán unos cinco segundo más lentos que los actuales. Ya sé que con estos cálculos siempre se exagera pero, ¿soportaremos coches más lentos aún que los actuales? Es posible que a una vuelta y desde nuestro sofá no notemos la diferencia, pero en directo y en sitios como Eau Rouge apuesto a que va a ser desolador.
Que aprovechen para carrozarlos y así me quedaré sin excusas para seguir viendo las carreras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario