domingo, 19 de febrero de 2012

Guía Fácil Para Saber de Vinos.

Si eres de los que no dispone de mucho tiempo, Lugar del Vino te recomienda la siguiente Guía Fácil de aproximación al vino, con la que podrás, en tan solo un par de minutos, aprender los conceptos básicos que rodean al vino. Y si te quedas con ganas, Vino Para Aficionados te hará subir de nivel...


CC120
cerro%20vallejo%20copysimbolo


¿Qué es?
El vino es el resultado de la fermentación alcohólica del mosto de la uva. Pero más allá, aunque es un líquido alcohólico, también es una de las bebidas alimenticias más valoradas por el hombre desde tiempos remotos, pues cuenta con cerca de 800 químicos naturales, que lo convierten en uno de los alimentos más complejos que existen.



Clases Podría decirse que existen tres grandes grupos (los más conocidos en España), de los que se subdividen las clases de vino:
Vinos tranquilos. Tienen un proceso de elaboración más o menos parecido y su contenido de alcohol está entre 11 grados y 14.5 grados. Entre los tranquilos se cuentan: los vinos tintos, blancos y rosados.
Vinos generosos. Tienen una graduación alcohólica que va entre los 15 y 23 grados, y entre ellos se destacan el jerez y el oporto.
Vinos espumosos. Como su nombre lo indica, la característica que resalta a primera vista es que tienen espuma gracias a una segunda fermentación que concentra y percibe más el CO2. Los más conocidos son la champaña y el cava.

La edad del vino
No necesariamente los vinos que no han tenido un añejamiento extenso son menores en calidad, pues tanto los vinos de crianza como los jóvenes tienen sus virtudes.
Los jóvenes. Son vinos que no han tenido crianza (añejamiento entre barril y botella) o que la han tenido pero por un periodo muy corto (3 meses). Una de las virtudes de estos vinos es que conservan los aromas primarios. Lo más conveniente es consumirlo entre los primeros dos años, después de la vendimia (fecha de la cosecha que aparece en la etiqueta).
Los de crianza. Son aquellos que han pasado por barricas de roble. Sus características para los sentidos son más complejas y maduras debido a su envejecimiento. El momento adecuado para su consumo varía, pero es claro que se hace esperar más que en los vinos jóvenes.

¿Qué es el maridaje o armonía?
Es el equilibrio entre el vino y la comida. En palabras más escuetas, es la combinación (apropiada) que debe existir entre esta bebida y el alimento que se esté consumiendo, en donde se debe buscar que el vino resalte el sabor del plato o al revés, para que se disfrute mejor de ambos. Un ejemplo puede ser que con las carnes rojas se aconsejan los vinos tintos, pues por las grasas necesitan un vino más intenso, mientras que los blancos pueden acompañar muy bien un pescado, pues su sabor es más ácido, mientras que los espumosos son más versátiles y pueden estar en una mesa en la que se sirvan distintos platos a la vez. Claro, no se trata de una camisa de fuerza, pero sí son parámetros útiles a la hora de escoger.

Recomendaciones para empezar
No guarde las botellas en la cocina, pues este lugar de la casa por lo general tiene olores que estropean el vino.
Permítale reposar a la botella al menos 24 horas antes de consumirla.
Es decir, si tiene que transportarla, entonces hágalo un día antes de servirla en la mesa.
Si tiene invitados, es una buena costumbre que el anfitrión pruebe antes el vino y así verificar su estado.
Si está en un lugar cálido, es perfectamente válido pedir que le enfríen un vino tinto en una hielera por nueve minutos, para que su temperatura baje a los 18 grados.

Conservación del vino
Cuando se tiene una cava, esta debe ser oscura, no tener ningún tipo de movimiento y estar alejada de olores extraños. La temperatura debe ser constante y mantenerse entre los 13 y 16 grados centígrados (aunque la temperatura ideal es de 14 grados) y la humedad deseable está entre el 70 y 80 por ciento. Además, las botellas deben mantenerse horizontales (acostadas).
Si no tiene la posibilidad de tener su propia cava, en los grandes almacenes ya se encuentran neveras que están diseñadas para conservar las condiciones apropiadas para sus vinos, sin que estos pierdan sus propiedades.

Denominación de origen calificada
Es el título que se aplica a ciertos vinos (aunque también a otros productos), que tienen un origen geográfico determinado, en el que se elaboran y al que le deben sus características.
Con la Denominación de origen se protege legalmente el producto, pero también se adquieren compromisos de calidad y de técnicas de elaboración, para que el vino mantenga su identidad.
Como ejemplos se tienen el Champagne (Champaña), que debe su nombre a la región de Francia donde se elabora, de la misma manera el vino de Rioja que solo se produce en Rioja (España).
Los otros vinos de características similares, pero que se elaboran en otros lugares tienen nombres diferentes, como el caso del cava, que es parecido al Champagne, pero que se produce en España.

Temperaturas para servir un vino
(en grados centígrados)
  • Espumosos: 6°.
  • Dulces: 8°.
  • Blancos jóvenes: De 8° a 10°.
  • Rosados: De 10° a 12°.
  • Tintos jóvenes: 14° a 16°.
  • Tintos reserva: 17° a 20°.


Algunos términos clave
Cuerpo. Se le denomina así al peso en la boca que produce el vino.

Buqué. Apela a lo olfativo y se da en vinos que han pasado por crianza (su aroma es terciario).

Afrutado. Es el olor característico de determinada variedad (de la uva con la que se elaboró) y se da en los vinos jóvenes.

Cepa. Es la clase de uva que se usa para elaborar determinado vino.

Sommelier. A grandes rasgos, es el conocedor de vinos que sugiere cuáles son los más apropiados para cada situación. Además, conoce sus variedades y cómo conservarlos.

Enólogo. Es la persona que estudia el vino, pero generalmente también es el responsable de su elaboración.


No hay comentarios:

Publicar un comentario