lunes, 21 de noviembre de 2011

Una isla verde y sustentable para el 2020

Una isla verde y sustentable para el 2020:

wight

ECOISLAND es una organización que, para su última actividad, envió invitaciones a la Cámara de los Comunes realizadas con papel reciclado y semillas de flores con las siguientes instrucciones: “Sólo plante la invitación, riegue y véala crecer”.

Su objetivo es hacer de la Isla de Wight, en la costa sur de Inglaterra, independiente en materia de energía para el año 2020. A menudo vista como un lugar pintoresco y perteneciente a una época pasada, la Isla de Wight podría convertirse en la vanguardia de un futuro ecológico.

Para conseguirlo, la organización planea instalar paneles solares en los techos, mejorar la aislación de las casas, potenciar el uso de energía geotérmica, eólica y marítima; además de generar energía a partir de residuos y desechos.

ECOISLAND también planea implementar vehículos eléctricos para los residentes y visitantes, y gestionar cultivos locales entregados a centros de suministros ubicados en diversos puntos de la isla.

Los residentes realizan esfuerzos para reducir el uso de agua y mejorar la captura de agua-lluvia (alrededor de un tercio del agua dulce de la isla se bombea desde Inglaterra).

Todas estas iniciativas son auspiciosas, pero lo que da realmente una ventaja a ECOISLAND es que cuenta con el apoyo de empresas nacionales e internacionales que han aceptado participar de la idea. Entre las compañías que apoyan a la Isla de Wight se encuentran: IBM, Cable & Wireless y Silver Spring Networks, que junto a Toshiba trabajan en una tecnología de redes inteligentes y sistemas eficientes de almacenamiento de energía (Toshiba realiza un trabajo similar para la isla japonesa de Miyako).
Los socios británicos incluyen a Southern Water, un proveedor de electricidad; SEE, y ITM Power, que fabrica sistemas de electrólisis que generan hidrógeno del agua. El hidrógeno puede ser utilizado para almacenar energía y alimentar automóviles y furgonetas.

El director ejecutivo de ITM, Graham Cooley, destaca que una isla proporciona un límite natural en la cual los beneficios de la integración de servicios sostenibles pueden ser fáciles de explorar.

David Green, director ejecutivo de ECOISLAND, dice que la organización ya ha recaudado 200 millones de libras (315 millones de dólares) en financiamientos privados y espera exportar todas las ideas y conocimientos adquiridos en la Isla de Wight a otros lugares del planeta y así ver florecer sus tarjetas de visita a nivel global.

Fuente: Green and pleasant island (The Economist)




No hay comentarios:

Publicar un comentario